Walvoord La Persona del Espíritu Santo

Walvoord La Persona del Espíritu Santo es un libro sobre la personalidad de la tercera persona de la Trinidad, el Espíritu Santo.

La Persona del Espíritu Santo
por John F Walvoord

Contenidos

Tabla de contenido de Walvoord La Persona del Espíritu Santo

Capítulo 1 – La Persona del Espíritu Santo
Capítulo 2 – La Obra del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento 1

Capítulo 3 – La Obra del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento 2

Capítulo 4 – El Espíritu Santo en Relación con la Persona y Obra de Cristo

Capítulo 5: El Espíritu Santo en relación con el mundo no salvo

Capítulo 6 – La Obra del Espíritu Santo en la Salvación 1

Capítulo 7 – La Obra del Espíritu Santo en la Salvación 2

Capítulo 8 – La obra del Espíritu Santo en el creyente 1

Capítulo 9 – La obra del Espíritu Santo en el creyente 2

Capítulo 10 – La obra del Espíritu Santo en el creyente 3

Capítulo 11 – La Escatología del Espíritu Santo

Descargar

Download “Walvoord-La-Persona-del-Espiritu-Santo.topx”

Walvoord-La-Persona-del-Espiritu-Santo.topx – Downloaded 221 times – 1.98 MB

Más Libros sobre el Espíritu Santo

[name=”espiritu-santo”]

Ejemplo de un Capítulo: Capítulo 1 La Persona del Espíritu Santo

Capítulo 1 La Persona del Espíritu Santo

[Nota del autor: Este artículo es el primero de una serie sobre la Doctrina del Espíritu Santo. Abarcadas en este artículo inicial están las siguientes divisiones principales de la Persona del Espíritu Santo: (1) La Personalidad del Espíritu Santo; (2) La Deidad del Espíritu Santo; (3) la Procesión del Espíritu Santo; (4) Los Títulos del Espíritu Santo; (5) Los Tipos del Espíritu Santo. Los artículos subsiguientes tratarán de la Obra del Espíritu Santo.]

Introducción

En una discusión sobre la Persona del Espíritu Santo, pocos escritores reclamarán un alto grado de originalidad. La revelación de las Escrituras, la discusión teológica de los siglos cristianos, las numerosas publicaciones sobre el tema, por breves y limitadas que sean en su tratamiento del tema, han resumido un total de literatura teológica que muy pocos pueden superar en una vida de estudio. La tendencia actual ha sido enfatizar la obra presente del Espíritu sin la debida consideración de Su Persona sin la cual Su obra no tiene fundamento real. Con este fin, este artículo constituirá una voz más que testimonia que el estudio de las Personas de la Trinidad es fundamental para toda verdad teológica.

El plan de consideración dirige la atención a la Persona del Espíritu Santo excluyendo Su obra. Debe admitirse que el estudio de Su Persona nunca está completo sin el complemento de la revelación de Su Persona en Sus obras. Sin embargo, en aras del análisis, primero se considerará Su Persona, con referencia a Su obra solo cuando sea necesario, dejando para una discusión posterior los aspectos de Su obra a lo largo de las edades.

I. La Personalidad del Espíritu Santo.

Es una revelación fundamental que el Espíritu Santo es una Persona, en el sentido de que el Padre es una Persona y el Hijo es una Persona. Sin negar la única Esencia de la Deidad, la personalidad del Espíritu Santo debe ser afirmada y está sujeta a prueba irrefutable por cualquiera que acepte las Escrituras como autoridad. La personalidad del Espíritu Santo ha sido atacada por Socinio y sus seguidores antiguos y modernos, quienes han mantenido la posición general de que el Espíritu Santo es una energía impersonal que procede de Dios. Shedd afirma que, aunque los socinianos niegan la personalidad del Espíritu, afirman que la eternidad del Espíritu procede del Dios eterno: “Los socinianos niegan la personalidad distinta del Espíritu Santo; conceden la eternidad, porque consideran al Espíritu como la influencia o el efluvio del Dios eterno.”1 Siglos antes, Arrio tuvo una idea muy similar, afirmando que el Espíritu no tenía personalidad, como indica Watson, “Su personalidad fue totalmente negada. por los arrianos, y era considerado como la energía ejercida de Dios.”2 Arrio, sin embargo, negaba la eternidad del Espíritu, haciéndolo una criatura. Mientras que las variaciones en los puntos de vista de la doctrina sobre la Persona del Espíritu Santo han sido muchas, el gran cuerpo de teología ortodoxa y conservadora se ha aferrado a la personalidad del Espíritu, cuyas pruebas pueden ser consideradas aquí.

 

1. La Personalidad del Espíritu Santo Afirmada por Sus Atributos.

En la naturaleza del caso, toda discusión de cualquier porción de la Persona o de la obra del Espíritu Santo tiene relación con la doctrina de Su personalidad. Las diversas cualidades de Su Persona demuestran que la personalidad es una necesidad, el centro sin el cual otras cualidades no podrían existir. Los atributos del Espíritu Santo exigen Su personalidad.

Cabe señalar que el Espíritu Santo posee lo esencial de la mente o inteligencia. Las Escrituras afirman explícitamente que el Espíritu Santo ejerce una voluntad moral y soberana comparable a la de las demás Personas de la Trinidad. En relación con la concesión soberana de los dones espirituales a los hombres, se dice que el Espíritu hace esto “como él quiere” (1Co_12:11). Lo esencial de la mente o inteligencia es confirmado además por Sus obras. Sus obras indican inteligencia, conocimiento y las funciones normales de la personalidad. La personalidad, que es un atributo de Su Persona, se demuestra por las acciones de la Persona. Los atributos de omnisciencia (1Co_2:10­11) son evidencia de la existencia de la mente y la inteligencia en un plano de deidad.

El Espíritu Santo posee vida (Rom_8:2) que es esencial a la personalidad. En el plano humano, la posesión de la vida se toma como prueba de la posesión de la personalidad, siendo imposible la una sin la otra. Como el Espíritu Santo posee vida, la personalidad es necesaria. Una mera influencia o emanación no posee los atributos de la vida, aunque proceda de Dios. La vida en un plano moral siempre está asociada con la personalidad.

La deidad del Espíritu Santo es evidencia concluyente de la personalidad, como se sostiene en el material que sostiene la deidad del Espíritu Santo que se dará en una sección posterior. Si se puede suponer aquí que Dios posee personalidad, si el Espíritu Santo es una Persona de la Trinidad, Él a su vez posee personalidad. Las dos doctrinas se sostienen mutuamente.

La Personalidad del Espíritu Santo Afirmada por Sus Obras.

Sin duda, la evidencia más tangible y concluyente de la personalidad del Espíritu Santo se encuentra en Sus obras. Si bien no es el propósito de la presente discusión examinar la naturaleza de Sus obras, es prueba suficiente de Su personalidad simplemente nombrarlas. El mismo carácter de Sus obras hace que sea imposible interpretar las Escrituras apropiadamente sin asumir Su personalidad. De la discusión más completa de Sus obras que sigue, estas ilustraciones serán suficientes: (1) Su obra en la creación (Gén_1:2); (2) Su obra de empoderamiento (Zac_4:6); (3) Su ministerio de enseñanza (Jua_16:13); (4) Su guía (Isa_48:16; Rom_8:14); (5) Su consuelo (Jua_14:26); (6) Su oración (Rom_8:26); (7) Su obra de convencer al mundo del pecado, la justicia y el juicio (Jua_16:8); (8) Su restricción del pecado (Isa_59:19); (9) Sus mandatos autorizados (Hch_8:29; Hch_13:2; Hch_16:7). Debe quedar claro a partir de estas citas que la personalidad es absolutamente necesaria para explicar estos ministerios. Una mera influencia o emanación no crea, empodera, enseña, guía, ora ni ordena. Es necesario atacar la inspiración de las Escrituras mismas para perturbar la abrumadora evidencia contenida en ellas sobre este tema.

La Personalidad del Espíritu Santo Afirmada por el Uso de Pronombres Personales en Relación con Él.
Es costumbre cuando se habla de personas usar los pronombres personales, yo, tú, él, ellos. Si bien la personificación de cosas materiales e inmateriales es común, tales usos de los pronombres personales son bastante obvios y no causan confusión. El uso de pronombres personales en relación con el Espíritu Santo en las Escrituras es lo suficientemente frecuente como para justificar la conclusión de que Él es una persona. Como dice Charles Hodges: “Se le presenta como una persona muy a menudo, no solo en un discurso poético o excitado, sino en una narración simple y en instrucciones didácticas; y su personalidad está sostenida por tantas pruebas colaterales, que explicar el uso de los pronombres personales en relación con Él sobre el principio de personificación, es violar todas las reglas de interpretación.”3 El griego del Nuevo Testamento es bastante explícito al confirmar la personalidad del Espíritu Santo mediante el uso de los pronombres. Como πνευμα (pneuma es espíritu) es neutro, naturalmente se necesitarían pronombres neutros para tener concordancia gramatical. En varios casos, sin embargo, se encuentran los pronombres masculinos (Jua_15:26; Jua_16:13-14). El uso de la forma masculina, ε•κει•νος (pronombre demostrativo, “aquello”), hace que la personalidad del Espíritu Santo sea claramente la intención del pasaje. Es inconcebible que las Escrituras cambien del neutro normal al masculino a menos que una persona esté a la vista.

El mismo uso del masculino se puede observar en el uso de los pronombres relativos, y en relación con el apoyo al pensamiento de la personalidad (Efe_1:13­14). No se puede encontrar ninguna razón válida para esto, excepto como indicación de Su personalidad.

La personalidad del Espíritu Santo afirmada por el hecho de que es considerado como una persona por aquellos que depositan su fe en él.

Los cristianos que tienen una comprensión inteligente de la verdad consideran al Espíritu Santo como objeto de fe. Esto se hace inconscientemente más que deliberadamente, su relación con el Espíritu efectúa esta respuesta. Está de acuerdo con la fórmula bautismal mencionada en Mat_28:19 donde el Espíritu Santo está asociado en igualdad de condiciones con el Padre y el Hijo, cuya personalidad es generalmente aceptada. Asimismo, la bendición apostólica registrada en 2Co_13:14 indica una igualdad con respecto a la personalidad de los miembros de la Trinidad. Según las Escrituras, es posible pecar contra el Espíritu Santo (Isa_63:10 Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellos.); entristecerlo (Efe_4:30); reverenciadle (Salmo 51:11); y obedecerle (Hch_10:19­21). La experiencia de la vida y de la fe cristiana entra en estas realidades y afirma que es muy natural que los cristianos consideren al Espíritu Santo como considerarían a una persona

5. Conclusión.

De las diversas líneas de evidencia, está claro que la única posición defendible para aquellos que aceptan las Escrituras es aceptar la personalidad del Espíritu Santo en toda su órbita. Esta ha sido la posición del cuerpo ortodoxo de cristianos desde el principio. Como dice Charles Hodge, “La personalidad del Espíritu ha sido la fe de la Iglesia desde el principio. Tiene pocos oponentes incluso en el período caótico de la teología; y en los tiempos modernos ha sido negada por nadie excepto por los socinianos, arrianos y sabelianos.”4

II. La Deidad del Espíritu Santo.

Introducción.

La doctrina de la deidad del Espíritu Santo tiene una íntima relación lógica con la doctrina de la personalidad del Espíritu. Está claro que, si el Espíritu Santo es Dios, también es una persona. De la misma manera, si se acepta Su Persona, somos llevados inevitablemente a la conclusión de que Él es Dios por la obra que realiza. En consecuencia, Hodge afirma: “Desde el siglo IV, su verdadera divinidad nunca ha sido negada por aquellos que admiten su personalidad divina”. La inconsistencia de esta posición llevó a Arius y sus seguidores a renunciar finalmente por completo a la personalidad del Espíritu y, como señala Hodge, desde entonces no se han hecho más intentos en esta dirección. La prueba de la deidad del Espíritu Santo es tan extensa que es imposible mostrar todas las posibles ramificaciones del argumento. Cada aspecto de la verdad sobre el Espíritu Santo habla en términos elocuentes de Su deidad. Por lo tanto, es posible indicar simplemente las líneas generales del argumento a favor de Su deidad.

1. Identificación de Jehová y el Espíritu Santo.

Todos están de acuerdo en que el término Jehová es un título de deidad. En consecuencia, es de gran importancia que este título se le dé al Espíritu Santo. Una comparación de Isa_6:8­9 y Hch_28:25 revelará que el Jehová de Isaías es el Espíritu Santo de los Hechos. La identificación no es de Persona sino de Esencia. Jehová se usa de las tres Personas de la Trinidad individualmente, así como de la Trinidad corporativamente. Otro ejemplo de identificación de Jehová y el Espíritu Santo se encuentra en Jer_31:31­34 y Heb_10:15.

2. Identificación de Dios y el Espíritu Santo.

El término Dios, tal como se encuentra en las traducciones del Antiguo y Nuevo Testamento, se identifica frecuentemente con el Espíritu Santo. Las diversas instancias apuntan a detalles de la evidencia confirmatoria. En 2Sa_23:2-3, el Espíritu de Jehová y el Dios de Israel son identificados. Ambos títulos se refieren a la misma entidad. De la misma manera, se dice que la presencia del Espíritu Santo es la presencia de Dios. El cristiano habitado por el Espíritu Santo es habitado por Dios (1Co_3:16; 1Co_6:19; Efe_2:22).

La identificación de Dios y el Espíritu Santo se ilustra aún más por el hecho de que Cristo declara que la blasfemia contra el Espíritu Santo es imperdonable (Mat_12:31­32). La blasfemia en su naturaleza es un acto contra la deidad. Si el Espíritu Santo no fuera Dios, no sería posible cometer este pecado.

Otro ejemplo claro de identificación del Espíritu Santo y Dios se encuentra en Hch_5:1­4, donde se dice que el pecado de Ananías contra el Espíritu Santo es un pecado contra Dios. De estas varias identificaciones, se llega a una conclusión ineludible de la deidad del Espíritu Santo.

Asociación del Espíritu Santo con el Padre y el Hijo en igualdad de condiciones.

Con frecuencia en las Escrituras, el Espíritu Santo se asocia con el Padre y el Hijo en términos iguales, predicando Su deidad. En la fórmula bautismal de Mat_28:19, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están relacionados en igualdad de condiciones. El uso del nombre en singular es digno de mención. El significado del singular apunta al hecho de que el nombre final de Dios es “Padre, Hijo y Espíritu Santo”. El Espíritu Santo es esencial para el Dios Triuno.

Una comparación de las Escrituras a menudo revela una asociación de las Personas de la Trinidad en términos que infieren

igualdad de asociación. Watson7 señala que la inspiración de las Escrituras puede atribuirse a Dios (Heb_1:1), al Espíritu Santo (2Pe_1:21) y al Espíritu de Cristo (1Pe_1:11). Por lo tanto, al Espíritu Santo se le otorga el mismo honor, posición y ministerio que a los demás miembros de la Trinidad.

Otro ejemplo de tal asociación se encuentra en la bendición apostólica registrada en 2Co_13:14. En este versículo frecuentemente citado, las Personas de la Trinidad se muestran en toda su igualdad y se les otorga igual honor. Si bien los casos de asociación no son tan concluyentes en su argumento como los que prueban la identificación del Espíritu Santo y Dios, su peso adicional hace que el caso de la deidad del Espíritu Santo sea más claramente irrefutable. Las restantes líneas de evidencia son aún más importantes.

 

4. La Eterna Procesión del Espíritu.

Esta doctrina será considerada más extensamente en la sección que trata de ella. De importancia aquí es la relación de esta doctrina con la deidad del Espíritu Santo. Si se puede probar que el Espíritu Santo procedió eternamente del Padre y del Hijo, es evidente que el Espíritu Santo es de la Esencia de Dios y es Dios. Si bien la doctrina de la procesión es más teológica que bíblica, está en armonía con las Escrituras, como se verá más adelante, y es una evidencia importante de la deidad del Espíritu Santo.

5. Los Atributos del Espíritu Santo.

Dos enfoques son posibles para la doctrina de los atributos del Espíritu. De la suposición de que el Espíritu Santo es Dios, se puede deducir que cada atributo de la Trinidad es un atributo del Espíritu Santo. El otro enfoque, que se toma aquí, es a través de la referencia explícita de las Escrituras, revelando ciertos atributos. La suma de esta revelación es tal que constituye una evidencia concluyente de la deidad del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo se revela como poseedor de vida (Rom_8:2). El contexto indica que la vida espiritual o eterna está a la vista, la cual, originalmente, era posesión exclusiva de Dios, ahora otorgada a algunas de Sus criaturas a través de la regeneración. (2) El atributo de la personalidad tiene abundante testimonio como ya se demostró. (3) El Espíritu Santo es omnipresente (Salmo 139:7), un atributo que solo Dios puede poseer. (4) la omnisciencia pertenece al Espíritu Santo (1Co_2:10­11), y (5) la omnipotencia, como se ilustra en Su obra de la creación (Génesis 1, 2). (6) La santidad se asigna con frecuencia a quien se conoce distintivamente como el Espíritu Santo (Luc_11:13). La eternidad del Espíritu (7) también se evidencia en las Escrituras (Heb_9:14). La naturaleza de los atributos es tal que no todos podrían ser comunicados a una criatura. De la revelación explícita de los atributos del Espíritu Santo, se puede concluir que Su deidad es dada más evidencia contra la cual ningún argumento podría sostenerse.

6. Las Obras del Espíritu Santo.

Un extenso argumento a favor de la deidad del Espíritu Santo se encuentra en Sus obras, cuyo estudio extenso será objeto de una discusión posterior. Como ilustración, tres de Sus obras pueden presentarse como distintivamente en el ámbito de la operación divina.
(1) La obra del Espíritu Santo en la creación, por su propia naturaleza, solo puede ser realizada por alguien que es Dios (Gén_1:2).
(2) La obra del Espíritu Santo en la regeneración (Jua_3:6) también está claramente en el ámbito de la obra de Dios.
El ministerio del Espíritu Santo al efectuar la santificación del creyente es otra ilustración (2Ts_2:13). Los hombres pueden influir, pero sólo Dios puede santificar.

Conclusión.

Por lo tanto, se puede concluir, sin más resumen de los argumentos, que el caso de la deidad del Espíritu Santo es inexpugnable (“Que no se puede tomar o conquistar por las armas.” RAE). Podemos concluir como lo hace Charles Hodges: “Él, por lo tanto, es presentado en las Escrituras como el objeto apropiado de adoración, no solo en la fórmula del bautismo y en la bendición apostólica, que trae a la memoria la doctrina de la Trinidad como la verdad fundamental de nuestra religión, sino también en el requisito constante de que lo miremos a Él y dependamos de Él para todo bien espiritual, y que lo reverenciamos y obedezcamos como nuestro divino maestro y santificador”8.

III. La Procesión del Espíritu Santo.

Introducción.

La doctrina de la procesión tiene que ver con el ser y la eternidad del Espíritu Santo en su relación con el Padre y el Hijo.

Como división de la doctrina de la Trinidad, afirma que el Espíritu Santo es la Tercera Persona de la Trinidad, el mismo en sustancia y esencia, e igual en poder, eternidad y gloria. La declaración apropiada de la doctrina es que el Espíritu procede del Padre y del Hijo, como el Hijo procede del Padre.

1. El Hecho de la Procesión del Espíritu Santo.

La doctrina de la procesión se basa en las Escrituras y en la inferencia. Los primeros credos de la iglesia cristiana prestaron atención a la declaración adecuada de la misma. El Credo de Nicea, por ejemplo, declara: “Y creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, quien con el Padre y el Hijo juntamente es adorado y glorificado”9. Athanasian Creed habla de ello más brevemente: “El Espíritu Santo es del Padre y del Hijo, ni hecho, ni creado, ni engendrado, sino que procede”.10 En tiempos más recientes, los Artículos de la Iglesia Inglesa establecen la doctrina: “El Espíritu Santo, que procede del Padre y del Hijo, es de una sola sustancia, majestad y gloria, con el Padre y el Hijo, verdadero y eterno Dios”.11 La Confesión de Fe de Westminster tiene una declaración similar: “En la unidad de la Deidad hay tres personas de una sustancia, poder y eternidad; Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. El Padre no es de ninguno, ni engendrado ni procediendo; el Hijo es eternamente engendrado del Padre; el Espíritu Santo eternamente procedente del Padre y del Hijo.”12

La abundante evidencia del credo, si bien no posee la inspiración infalible de la Biblia, puede tomarse como prueba concluyente de que la gran parte de la cristiandad evangélica acepta sin cuestionar esta doctrina. Si bien las declaraciones varían, el hecho de la procesión se establece claramente en todos como eterno y distinto de la generación. La inferencia de Jua_15:26 es ciertamente la de una relación eterna. La dificultad más obvia con la visión de la Iglesia Griega es que el Espíritu Santo es operativo en el Antiguo Testamento, y la procesión era entonces un hecho (Salmo 104:30). La obra del Espíritu Santo en la creación y todas las operaciones posteriores involucran la procesión del Espíritu.

La naturaleza misma de la procesión apunta a su eternidad. La procesión, como la generación eterna de Cristo, no es un asunto de creación, comienzo de existencia o análogo de ninguna manera con las relaciones físicas comunes en el ámbito humano. Procede más bien de la naturaleza misma de la Deidad, siendo necesaria para su existencia. Sin el Espíritu Santo, la Deidad no sería lo que es. La procesión del Espíritu Santo no puede compararse con la encarnación, ya que la encarnación no era esencial para la deidad, aunque es esencial para su manifestación, especialmente los atributos del amor y la justicia cuando se combinan en la gracia.

3. La Relación de Procesión y Generación.

Los teólogos han tomado prestadas las distinciones bíblicas en cuanto a la relación eterna de la Segunda y Tercera Personas con la Primera Persona. Al hablar del Hijo, las Escrituras afirman su generación eternamente (Salmo 2:7), mientras que al hablar del Espíritu se usa la palabra proceder, como hemos visto. Ninguna mente humana puede mejorar estas distinciones, incluso si se admite que los términos son inadecuados para comprender toda la verdad que representan. La generación debe ser guardada de todas las ideas puramente antropomórficas, y el proceder debe hacerse eterno. Los términos no se pueden revertir. Aunque puede decirse que Cristo procede del Padre, no puede decirse del Espíritu que Él es engendrado.

4. La Relación de la Procesión con la Obra del Espíritu Santo.

En el caso de Cristo, su generación eterna involucró la obra del Hijo que se cumplió en el tiempo, cumpliendo el pacto de redención. Por parte del Espíritu Santo, la eterna procesión del Espíritu salió en el ministerio que siguió. Así como Cristo se hizo Hijo obediente al hacer la voluntad del Padre, así el Espíritu Santo en procesión se hizo obediente al Padre y al Hijo. Esta subordinación sin desmerecer la gloria eterna y los atributos divinos que caracterizaron a las tres Personas se ilustra abundantemente en las Escrituras (Jua_14:16; Jua_14:26; Jua_15:26; Jua_16:7). El ministerio de la Tercera Persona se lleva a cabo en Su propio poder y da testimonio de Su eterna deidad y gloria, pero se lleva a cabo en nombre del Padre y del Hijo. Por lo tanto, encontramos al Espíritu siendo enviado al mundo para revelar la verdad en nombre de Cristo (Jua_16:13­15), con la misión especial de dar a conocer las cosas de Cristo y magnificar al Padre y al Hijo. Él no está buscando Su propia gloria más de lo que el Hijo buscó Su propia gloria mientras estaba en el período de humillación.

Podemos ver, entonces, en la obra tanto del Hijo como del Espíritu, una ilustración de las respectivas doctrinas de la generación y procesión eternas. Mientras que el Padre envía al Hijo y al Espíritu, el Hijo nunca envía al Padre, pero sí envía al Espíritu. El Espíritu no envía al Padre ni al Hijo, sino que está subordinado a Su voluntad, que en todo momento es Su propia voluntad, y realiza Su obra en la tierra. Si bien la naturaleza de la procesión es en gran medida inescrutable, es una expresión en palabras humanas basada en la revelación bíblica de la relación de las Personas de la Trinidad entre sí.

IV. Los Títulos del Espíritu Santo.

Introducción.

Un examen de la revelación bíblica sobre el Espíritu Santo indicará que en ninguna parte se le da un nombre formal, como el que tenemos para la Segunda Persona, el Señor Jesucristo, sino que se le dan títulos descriptivos, de los cuales el más común en las Escrituras y en el uso común es el Espíritu Santo. Como Su Persona es espíritu puro, al cual ningún material es esencial, Él se revela en las Escrituras como el Espíritu. El adjetivo descriptivo santo se usa para distinguirlo de otros espíritus, que son criaturas.

Un estudio de las referencias al Espíritu Santo por varios títulos en las Escrituras revelará algunos hechos significativos. Las palabras básicas del original también se usan en referencia a otras entidades además del Espíritu Santo. En el Antiguo Testamento, sin embargo, se usa más de cien veces por el Espíritu Santo. La cuestión de la interpretación entra en el problema. Cummings enumera ochenta y ocho referencias al Espíritu Santo en el Antiguo Testamento.13 La versión estándar americana de la Biblia por medio de letras mayúsculas iniciales indica mucho más que esto. En todo caso, los casos son numerosos y bien dispersos a lo largo del Antiguo Testamento. Cummings señala que el Pentateuco tiene catorce referencias, ninguna en Levítico, que Isaías y Ezequiel tienen quince cada uno, y que las referencias están dispersas en veintidós de los treinta y nueve libros del Antiguo Testamento.14 El resumen conciso de Cummings sobre la importancia de estas referencias bien puede citarse:

“Es imposible decir que los pasajes aumentan en número, o en claridad, con alguna característica especial de los libros de la Escritura. Parecen no tener una relación especial con la cronología, ya que aparecen principalmente en Isaías (750 a. C.), en Ezequiel (590 a.C.), y en los libros de Moisés. Tampoco podemos rastrear ninguna relación con la espiritualidad comparativa de los libros, aunque Isaías ocupa un lugar tan alto en la lista; porque mientras que Ezequiel ocupa el primer lugar y Jueces tiene siete, Salmos tiene solo seis, Deuteronomio solo uno y 2 Crónicas cuatro. Pero es posible discernir que cada uno de los escritores inspirados ha captado algún aspecto especial de la persona u obra del Espíritu Santo, que se reitera en sus páginas. En Ezequiel, por ejemplo, es la acción del Espíritu Santo al transportar al profeta corporalmente a los lugares donde se le necesita, lo que explica seis de los quince pasajes. En Jueces, es la inhalación de coraje o fuerza a lo que se alude en cada uno de los siete pasajes. En Éxodo es como el Espíritu de sabiduría que Él es considerado especial y exclusivamente. Es Su oficio como Dador de inspiración profética del que se habla más constantemente en los libros de Samuel y las Crónicas. En Isaías y en los Salmos, la doble enseñanza acerca de Él es Su conexión con el Mesías, por un lado, y lo que podría llamarse Sus cualidades personales, como estar afligido o irritado por la ingratitud o la rebelión, por el otro. “15

En el Nuevo Testamento, las referencias al Espíritu Santo son aún más numerosas. La palabra del Nuevo Testamento para el Espíritu, πνευμα, se encuentra en doscientos sesenta y dos pasajes, según Cummings, dispersos a lo largo de todos los libros principales del Nuevo Testamento.16 Para citar a Cummings, “Los Evangelios contienen cincuenta y seis pasajes; los Hechos de los Apóstoles, cincuenta y siete; Epístolas de San Pablo, ciento trece; y los otros libros, treinta y seis.”17 A partir de estos hechos, se puede ver claramente que hay una referencia constante al Espíritu Santo desde Gén_1:2 hasta Apo_22:17, y la inferencia es clara de que un ministerio constante del Espíritu Santo se mantiene adecuado para cada dispensación. Los títulos del Espíritu Santo, tal como se traducen comúnmente, están sujetos a una clasificación significativa que proporciona un trasfondo interesante para la doctrina.

1. Títulos del Espíritu Santo que revelan sus relaciones.

De los muchos títulos y variaciones en referencia al Espíritu Santo, dieciséis revelan Su relación con las otras Personas de la Trinidad. Se encuentran once títulos que relacionan el Espíritu Santo con el Padre: (1) Espíritu de Dios (Gén_1:2; Mat_3:16); (2) Espíritu del Señor (Luc_4:18); Espíritu de nuestro Dios (1Co_6:11); (4) Su Espíritu (Núm_11:29); (5) Espíritu de Jehová (Jue_3:10); (6) Tu Espíritu (Salmo 139:7); Espíritu del Señor Dios (Isa_61:1); (8) Espíritu de vuestro Padre (Mat_10:20); (9) Espíritu del Dios vivo (2Co_3:3); (10) Mi Espíritu (Gén_6:3); (11) Espíritu de Él (Rom_8:11).

Se encuentran cinco títulos que relacionan el Espíritu Santo con el Hijo: (1) Espíritu de Cristo (Rom_8:9; 1Pe_1:11); (2) Espíritu de Jesucristo (Flp_1:19); (3) Espíritu de Jesús (Hch_16:7 ); (4) Espíritu de su Hijo (Gál_4:6); (5) Espíritu del Señor (Hch_5:9; Hch_8:39).

Si bien hay alguna distinción en el significado de los diversos títulos, el significado principal es resaltar la relación del Espíritu Santo como la Tercera Persona de la Trinidad, todos afirmando Su deidad y procesión.

2. Títulos del Espíritu Santo que revelan sus atributos.

Se da abundante revelación en los títulos del Espíritu Santo para revelar sus atributos. Al menos diecisiete de Sus títulos indican los atributos divinos de Su Persona. (1) La unidad del Espíritu se revela en el título, Un Espíritu (Efe_4:4). (2) La perfección es la implicación del título, Siete Espíritus (Apo_1:4; Apo_3:1). (3) La identidad del Espíritu Santo y la Esencia de la Trinidad se afirma en el título, El Señor el Espíritu (2Co_3:18). (4) La eternidad del Espíritu se ve en el título, Espíritu Eterno (Heb_9:14). (5) Espíritu de Gloria connota que Su gloria es igual al Padre y al Hijo (1Pe_4:14). (6) Espíritu de Vida afirma la vida eterna del Espíritu (Rom_8:2). Tres títulos afirman la santidad del Espíritu: (7) Espíritu de Santidad (Rom_1:4), una posible referencia al santo espíritu humano de Cristo; (8) Espíritu Santo o Espíritu Santo (Salmo 51:11; Mat_1:20; Luc_11:13), el título más formal del Espíritu y el más usado; (9) Santo (1Jn_2:20).

Cinco de los títulos del Espíritu Santo se refieren hasta cierto punto a Él como el autor de la revelación y la sabiduría: (10) Espíritu de Sabiduría (Éxo_28:3; Efe_1:7); (11) Espíritu de Sabiduría y Entendimiento (Isa_11:2); (12) Espíritu de consejo y de poder (Isa_11:2); (13) Espíritu de conocimiento y de temor del Señor (Isa_11:2); (14) Espíritu de Verdad (Jua_14:17). La trascendencia del Espíritu está indicada (15) en el título Espíritu Libre (Salmo 51:12). El atributo de la gracia se encuentra en dos títulos, (16) Espíritu de Gracia (Heb_10:29), y (17) Espíritu de Gracia y Súplica (Zac_12:10).

3. Títulos del Espíritu Santo que revelan sus obras.

Muchos de los títulos a los que se hace referencia como indicadores de Sus atributos también connotan Sus obras. En la discusión de los títulos que revelan Sus atributos, se puede notar que el Espíritu de Gloria (1Pe_4:14) se involucra en una obra para llevar a los santos a la gloria. El Espíritu de Vida (Rom_8:2) es el agente de la regeneración. El Espíritu de Santidad (Rom_1:14), el Espíritu Santo (Mat_1:20), y el Santo (1Jn_2:20) es nuestro santificador. El Espíritu de sabiduría (Efe_1:17), el Espíritu de sabiduría y de entendimiento, el Espíritu de consejo y de poder, el Espíritu de conocimiento y de temor del Señor (Isa_11:2) hablan de los varios ministerios de Dios en enseñando, guiando y fortaleciendo al santo. El Espíritu de la Verdad (Jua_14:17) tiene una idea similar. El Espíritu como quien manifiesta la gracia se revela en los títulos, Espíritu de Gracia (Heb_10:29), y el Espíritu de Gracia y Súplica (Zac_12:10).

Además de estos, se dan otros dos títulos al Espíritu Santo, afirmando Sus obras. (1) El Espíritu de Adopción (Rom_8:15) se refiere a Su revelación de nuestra adopción como hijos. (2) El Espíritu de Fe (2Co_4:13), aunque tal vez impersonal, y en este caso sin referirse al Espíritu Santo como tal, si se admite como referencia, indica el ministerio del Espíritu al producir la fe en nosotros.

Una búsqueda de la concordancia (para Reina Valera 1960) para “fe” y “Espíritu” rinde lo siguiente: 16 coincidencias, Hch_6:5; Hch_11:24 fe y el Espíritu Santo son vinculados juntos; 1Co_12:9 el don de fe, que es una manifestación del Espíritu Santo y es dada por el mismo Espíritu; 2Co_4:13 de nuevo los dos son vinculados; Gál_3:2, Recibimos el Espíritu Santo por fe, aparentemente igual como la salvación Gál_3:5 Jesús “administra” al Espíritu Santo a nosotros por medio de la fe, Gál_3:14 la fe es clave en recibir la promesa del Espíritu, Gál_5:5 La esperanza de la justicia es guardada por nuestra fe, Gál_5:22 una parte del fruto del Espíritu Santo es la fe; Flp_1:27 esta fe que es relacionada con el Espíritu Santo es por creer el evangelio; Col_2:5 (espíritu de Pablo); 2Ts_2:13 nuestra elección en Dios es por los dos, la fe y el Espíritu Santo; 1Ti_4:1 El Espíritu Santo nos declara que habrán personas que “apostatarán de la fe” apostasía es de haber conocido bien la salvación y aun darse la espalda a ella, 12 (espíritu de Timoteo); Stg_2:26 como comentario de nuestra composición humana, parece que la idea es que la fe es el elemento animador de nuestros cuerpos; Jud_1:20 de nuevo la Biblia vincula la fe y el Espíritu Santo, hay un orar en el Espíritu Santo que edifica nuestra fe. La edificación DE NOSOTROS es por nuestra fe. Pero Judas escribió una serie de cosas que él exhortaba, y entre el amor y la misericordia, hubo esta exhortación para edificarnos, y una coma o pausa como se pone entre elementos en una serie, y “orando en el Espíritu Santo”. Entonces es mejor de tomar toda la serie como elementos y separar la fe y orar en el Espíritu Santo como dos elementos entre tantos, y no una misma cosa. —DRC

Sin embargo, otro título del Espíritu Santo, que no involucra el nombre espíritu, es el de Consolador, de παρα•κλητος, que significa,

según Thayer, cuando se usa en su sentido más amplio,” un ayudante, socorrista, ayudante; así del Espíritu destinado a tomar el lugar de Cristo con los apóstoles.”18 Se encuentra frecuentemente en el Nuevo Testamento (Jua_14:16; Jua_14:26; Jua_15:26; Jua_16:7). Revela al Espíritu Santo como alguien que siempre está listo para ayudar al cristiano.

Los muchos títulos del Espíritu Santo con sus múltiples significados hablan elocuentemente de las bellezas de Su Persona y las maravillas de Sus atributos. Los múltiples aspectos revelados hablan de su Persona infinita, igual en poder y gloria al Padre y al Hijo.

V. Los Tipos del Espíritu Santo.

Introducción.

El campo de la tipología es rico y, lamentablemente, ha sido ignorado por los teólogos. Puede admitirse que la tipología no es evidencia concluyente, que la doctrina no debe edificarse sobre ella, pero esto no destruye su rica ilustración de la verdad, ni el hecho de que las Escrituras mismas interpretan tipos y usan palabras importantes con un diseño evidente. La tipología en relación con la doctrina del Espíritu Santo no es de gran importancia, pero los ocho tipos principales del Espíritu discutidos aquí agregarán su revelación a otros campos de investigación. El orden de la discusión es alfabético (esto es, alfabético en inglés, no en español —DRC).

1. Ropa.

En Luc_24:49, Cristo les dijo a sus discípulos que se quedaran en Jerusalén hasta que “sean investidos de poder desde lo alto”. La palabra traducida como investido es ε•νδυ•σησθε, que literalmente significa vestir. La referencia es a la obra del Espíritu Santo en el día de Pentecostés. Debían ser revestidos de poder. La figura parecería indicar que la presencia y el poder del Espíritu Santo es nuestra protección del mundo y nuestra vestidura oficial. Por ella somos conocidos, y por ella somos vestidos. El uso de la ropa como una figura para revelar la verdad espiritual es prominente en las Escrituras como se evidencia en otras conexiones en las Escrituras (2Co_5:3; Efe_4:24; Efe_6:11­17; Col_3:10; Col_3:12; 1Ts_5:8; Apo_19:8; Apo_19:13-14). El trabajo de FE Marsh va más allá para ilustrar las bellezas de este tipo.19

2. Paloma.

El uso de una paloma como un tipo del Espíritu Santo llama nuestra atención de manera sorprendente en la descripción del bautismo de Cristo. En esa ocasión los cuatro Evangelios mencionan que el Espíritu Santo descendió sobre Cristo en forma de paloma (Mat_3:16; Mar_1:10; Luc_3:22; Jua_1:32). El tipo no se explica en ninguna parte de las Escrituras. Sin embargo, de la naturaleza de la paloma se puede inferir que habla de belleza, mansedumbre, paz y una naturaleza celestial. Cristo habló de ser “inofensivos como palomas” (Mat_10:16), y se hace referencia a la venta de palomas en el templo para el sacrificio (Mat_21:12; Mar_11:15; Luc_2:24; Jua_2:14; Jua_2:16). No se hace ninguna otra mención de ellos en el Nuevo Testamento, pero la referencia del Antiguo Testamento es más frecuente.

En relación con el envío de la paloma desde el arca por Noé, el Dr. Herbert Mackenzie encuentra en el relato una indicación del carácter dispensacional del ministerio del Espíritu. Afirma que la primera visita de la paloma es significativa de la visita del Espíritu Santo durante las edades patriarcal y profética, buscando en vano una simiente piadosa (Mal_2:15). La segunda salida de la paloma es paralela a la segunda salida del Espíritu durante la vida de Cristo. La tercera salida de la paloma es típica del ministerio actual del Espíritu Santo en la redención.20

3. Arras del Espíritu.

El significado aceptado de α•ρραβω•ν, traducido como arras en sus tres apariciones en el Nuevo Testamento (2Co_1:22; 2Co_5:5; Efe_1:14), es el de prenda o pago simbólico. Thayer lo define: “Dinero que en las compras se da como garantía de que el monto total se pagará posteriormente”. 21 El Espíritu Santo mismo, en lugar de Sus dones, es la Garantía. Él es la señal y prenda de que todo lo que el Padre ha prometido, aunque no es nuestro ahora en cuanto a disfrute real, es sin embargo nuestra posesión y será nuestro para disfrutarlo más adelante. FE Marsh lo ilustra de esta manera: “’Todas las cosas son nuestras’, no en cuanto a disfrute real o pleno, sino en cuanto a posesión o seguridad; del mismo modo que un hijo que es heredero de una propiedad le queda, y se le permite una cierta parte de ella hasta que sea mayor de edad, cuando puede entrar y disfrutar de la totalidad, tiene la seguridad de que la propiedad no deja de ser suya, aunque tenga no entrar en plena posesión.”22

¿De qué es el Espíritu las arras (“el anticipo promisorio” es una mejor traducción del inglés de Walvoord. En Español, es la palabra “arras” desde las dos citas dadas. — DRC)? Las Escrituras lo dejan claro. Todas las futuras bendiciones de Dios están aseguradas por la presencia del Espíritu Santo. Su presencia es nuestra garantía. Nuestra herencia, nuestra salvación, nuestra gloria, nuestra comunión con Dios, nuestra semejanza a Él, nuestra libertad del pecado y sus males, todo está representado en el pago simbólico de la Persona del Espíritu.

4. Fuego.

El día de Pentecostés, en relación con la obra del Espíritu en esa ocasión, “lenguas como de fuego” tocaron a cada uno de los creyentes (Hch_2:3). Este fue un trabajo que nunca se repitió. El contexto no indica definitivamente lo que representaban las “lenguas como de fuego”. Sin embargo, de otra Escritura se desprende que el fuego es típico generalmente del juicio del pecado y de la santificación del santo (compare 1Co_3:13). Se usa para juzgar a los perdidos con más frecuencia que en referencia a los salvos, como en Hch_2:3. Puede concluirse que la referencia al fuego en relación con el día de Pentecostés tenía en vista la santificación y preparación para el compañerismo y el servicio necesarios para el ministerio que se avecinaba. De manera diferente, Isaías experimentó tal limpieza y preparación en su llamado al servicio (Isa_6:6-7).

La referencia al bautismo de fuego en Mat_3:11­12 aparentemente no está conectada con una obra del Espíritu en ningún momento, refiriéndose más bien a la purificación realizada por Cristo mismo para la nación de Israel en Su segunda venida, y por aplicación, la destrucción de la carne y sus obras en el tribunal de Cristo.

5. Aceite.

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo se encuentra frecuentemente en este tipo. En el tabernáculo, el aceite de oliva puro que mantenía la lámpara encendida continuamente en el lugar santo habla elocuentemente del ministerio del Espíritu Santo en revelación e iluminación, sin el cual el pan de la proposición (Cristo) sería invisible en la oscuridad, y el camino a lo más santo de todo no quedaría claro (Éxo_27:20­21). El aceite jugó un papel importante en los sacrificios (Levítico 1­7). Se usaba en la unción de los sacerdotes y la consagración del tabernáculo (Levítico 8). Se usaba para inducir reyes a sus cargos (1Sa_10:1; 1Sa_16:13; 1Re_1:39; etc.). Además de estos usos sagrados, se usaba como alimento (Apo_6:6), medicina (Mar_6:13) e incluso como medio de intercambio de mercancías (1Re_5:11).23

Los casos de referencia al aceite en el Antiguo Testamento superan en número a los del Espíritu Santo. Según la Concordancia de Young, hay ciento setenta y cinco referencias al aceite en el Antiguo Testamento y una docena de instancias en el Nuevo Testamento, siendo la más notable Mat_25:3­8; Heb_1:9; Stg_5:14. Una referencia interesante es Jua_3:34, hablando del Espíritu como no siendo derramado “por medida” sobre Cristo.

De los varios usos del aceite en la Biblia, podemos concluir que el aceite habla de santidad, santificación, revelación, iluminación, dedicación sanidad.

6. Sello.

Varias referencias bíblicas indican que el Espíritu Santo constituye un sello de la redención del creyente (2Co_1:22; Efe_1:13; Efe_4:30). El Espíritu Santo mismo es el Sello. Su presencia es de gran importancia, totalmente aparte de sus ministerios.

Un sello por su naturaleza indica (1) seguridad (que nadie hace daño a algo — DRC), (2) seguridad (que la cosa es saludable — DRC), (3) propiedad, (4) autoridad. FE Marsh agrega a estas sugerencias que (5) “Entre los hombres, un sello significa una transacción finalizada”; (6) que el sello constituye una marca de reconocimiento (de quien la cosa pertenece — DRC); (7) que el sello implica secreto y (8) obligación; y que “el sello deja una impresión sobre la cera que le corresponde”, es decir, se evidencia en la vida del creyente.24 Es una evidencia de la gracia de Dios que se le dé tal seguridad al creyente en esta época. Aparte de otras bendiciones de la presencia del Espíritu Santo, está el hecho significativo de que Él, en toda la maravilla de Su Persona, debería estar morando en el santo.

7. Agua.

La abundancia en la que se ha creado el agua da lugar a una variedad de significados. Que se usa típicamente en referencia al Espíritu Santo está claro en Jua_4:14; Jua_7:38­39. En el primer caso, es significativo de la vida eterna en abundancia; en el último caso, indica las bendiciones interminables que fluyen de Su Persona y obra, significado aclarado por el uso del término, ríos de agua viva. En referencia al Espíritu, entonces, el agua habla de la vida eterna, de la limpieza por el lavamiento, de la abundancia ilimitada de bendición y refrigerio espiritual. El agua en forma de rocío puede tomarse para indicar la obra refrescante del Espíritu en medio de la oscuridad espiritual (Gén_27:28; Ose_14:5).

Todas las referencias espirituales al agua no necesariamente se refieren directamente al Espíritu. En el diluvio de Noé, habla de juicio (compare fuego, Mat_3:12). Se usa para representar la Palabra escrita (Efe_5:26). En plural, a veces significa angustia y tribulación (Salmo 69:2, 14). Es necesario, por lo tanto, dejar que el contexto determine el significado de la palabra en todas sus ocurrencias.

8. Viento.

Dos veces en el Nuevo Testamento el Espíritu Santo está conectado indirectamente con el viento (Jua_3:8; Hch_2:2). Las referencias en el Antiguo Testamento son múltiples en el sentido de que la misma palabra para Espíritu se traduce de diversas maneras como viento, soplo, aire, soplo, etc., así como espíritu. Todos los casos, por supuesto, no involucran tipología, pero la conexión de la vida física con el espíritu es interesante. Expresiones como el soplo de sus labios (Isa_11:4), y el soplo de su nariz (2Sa_22:16) en referencia a Dios, mientras antropomorfismos, connotan el poder del Espíritu. Jua_3:8 usa la palabra espíritu para representar viento en lugar de la palabra más común (πνευµα para α•νε•ος). Es el único caso en el Nuevo Testamento donde se usa así. Cristo parece estar usando el viento como un tipo del Espíritu, aunque se usa la palabra espíritu.

Con motivo de Pentecostés, se escuchó un “estruendo del cielo como de un viento recio que soplaba”. Si bien esto no está explícitamente relacionado con el Espíritu, se indica en el contexto que el viento “llenó toda la casa donde estaban sentados” (Hch_2:2), y que “fueron llenos del Espíritu Santo” (Hch_2:4).

De los varios usos y de la naturaleza del viento mismo, se puede inferir que, como un tipo del Espíritu, el viento indica Su poder, Su invisibilidad, Su naturaleza inmaterial y Su propósito soberano. Así, invisible al ojo natural, puede ser observado en lo que hace. Sus movimientos no están gobernados por la voluntad humana. Su poder no está controlado por la invención humana. Puede que no se entiendan sus propósitos soberanos, pero está claro que todo está de acuerdo con un plan infinito.

Dallas, Texas

*****

Es el privilegio del creyente estar siempre en la presencia de Dios. Él ha sido introducido allí por la sangre del Señor Jesucristo, y nada debe sufrir para llevarlo de allí. El lugar mismo nunca lo puede perder, ya que su Cabeza y Representante, Cristo, lo ocupa en su nombre. Pero, aunque no puede perder la cosa en sí, muy fácilmente puede perder el disfrute de ella, la experiencia y el poder de ella. Cada vez que sus dificultades se interponen entre su corazón y el Señor, evidentemente no está disfrutando de la presencia del Señor, sino sufriendo en presencia de sus dificultades. ­ Seleccionado.

1 Teología dogmática, vol. yo, pág. 328.
2 Institutos teológicos, vol. yo, pág. 630.
3 Teología sistemática, vol. yo, pág. 524.
4 Ibíd., pág. 522.
5 Ibíd., pág. 527.
6 Previamente citada
7 arriba. cit., pág. 632.
8 En. cit., pág. 528.
9 Citado por Watson, op. cit., pág. 628.
10 Citado por Watson, loc. cit.
11 Citado por Watson, loc. cit.
12 La Constitución de la Iglesia Presbiteriana en los EE. UU., p. 20
13 Por el Espíritu Eterno, pág. 36.
14 lugar cita
15 Ibíd., págs. 37­38.
16 Ibíd., pág. 44.
17 Lugar cita
18 Léxico griego­inglés del Nuevo Testamento, pág. 483.
19 Emblemas del Espíritu Santo, pp. 229­241.
20 Notas inéditas sobre Génesis, tomadas estenográficamente, 10 de octubre de 1931.
21 En. cit., pág. 75.
22 En. cit., pág. 242.
23 Compare Enciclopedia Bíblica Estándar Internacional, vs. Petróleo.
24 arriba. cit., págs. 29, 33, 34, 36.




Walvoord La Persona del Espíritu Santo


cp27 La Confusión Sexual
es una discusión porque la confusión de los géneros es pecado.
Temas: Ejemplos en Antigüedad | El principio bíblico | ¿Cuál es el carácter que Dios mandó? | Qué significa el griego “Pornos” | El vestirse transgénero | Conclusión
Leer/Escuchar: cp27 La Confusión Sexual.