Kelly El nuevo nacimiento y la vida eterna

Kelly El nuevo nacimiento y la vida eterna es un solo capítulo estudio de cómo el Espíritu Santo nos da vida nueva relacionado a vida eterna.

Kelly El nuevo nacimiento y la vida eterna

Juan 3:1-36

Lección 1 de ‘La doctrina del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento’.

W. Kelly.

Juan 3:5 .

El tema que me propongo tratar exigirá, como lo requiera el curso de las conferencias, el desarrollo, según la palabra de Dios, de muchas operaciones del Espíritu Santo sólo experimentadas bajo el cristianismo, desconocidas en los tiempos que precedieron a la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesús. Pero me regocijo de comenzar esta noche con aquello que se extiende sobre todos los tratos de Dios en Su misericordia para con Sus santos en todo momento. Es decir, entramos en lo que no es especial, salvo que el conocimiento de Dios mismo debe distinguir las almas en un mundo perdido donde la gracia elige y salva, lo que no es especial en el sentido de ser sacado y disfrutado, bajo circunstancias y circunstancias peculiares. en un período particular, en los caminos de Dios con el hombre. Por el contrario, lo que viene ante nosotros ahora es universal para los hijos de Dios, se encontró en los primeros días desde que el pecado entró en el mundo, nunca fue reemplazado, ni puede serlo, hasta que el último rastro del pecado haya desaparecido para siempre.

Es el único deseo fundamental de cada alma del hombre que sale de la condición de hombre caído: la suerte común del hombre designado, como sabemos, para morir, y luego para el juicio. Dios se daría a conocer, se revelaría; podría ser sólo parcialmente, después de diversas medidas y de muchas maneras, como nos dice el apóstol en Hebreos 1:1-14 ; pero, cualquiera que sea la medida o el modo de sus revelaciones, Dios siempre ha obrado en soberana misericordia a las almas, y ha dado su propia naturaleza a los que creen aquí abajo. Esto es lo que se entiende por nacer de nuevo.

Tampoco hubo nunca una época en la que fuera más necesario que ahora, no sólo afirmar lo especial, sino aferrarse a lo universal en el sentido que acabamos de explicar. Mantengamos, pues, lo que nunca cambia; mientras que, al mismo tiempo, dejamos un amplio espacio para lo que le plazca a Dios de acuerdo con Su propia sabiduría para traerlo, amplificarlo, aclararlo, iluminarlo, profundizarlo, y eso en todas las formas posibles. Hay progreso, no necesito decirlo, en la forma en que Dios se manifiesta; en cualquier caso, hasta que apareció Cristo y se cumplió Su obra. No es que hablo de progreso desde entonces, sino que, en el desarrollo de la palabra de Dios desde el principio, se da de manera más manifiesta una visión más amplia de los caminos divinos, dados hasta que Dios, y no meramente Sus caminos, se manifestaron plenamente.

A lo largo de todo el curso de estas diversas dispensaciones, como con gusto lo permito, disfrutamos de esta gran bendición. Y la razón es manifiesta: un Dios de bondad por un lado y un hombre perdido por el otro. “Mi Padre trabaja hasta ahora”, dijo el Hijo, también obrando en gracia. La conciencia puede dar sus indicios de un Dios y Su juicio; pero la mente del hombre nunca puede superar el hecho, o más bien la inferencia, de que debe haber un Dios. Dios mismo nunca es conocido así. La mente, como tal, es incapaz de encontrar a Dios; y, de hecho, lo que dio alcance a la razón del hombre fue su ruina.

Razona sobre Dios porque lo ha perdido; y todo lo que el razonamiento puede descubrir en cualquiera de sus procesos no es lo que es, sino simplemente, otorgando esto y aquello, lo que debe ser. Pero un Dios que simplemente debe ser es terrible para una conciencia cargada de culpa. El Dios que debe ser por él, es decir, por un pecador, debe ser un juez; y si Dios es el juez del pecado y de los pecadores, ¿cuál debe ser la suerte del pecador? Si el justo aun con dificultad se salva, ¿dónde aparecerá el impío?

Más Obras sobre el Espíritu Santo

Descarga: Kelly El nuevo nacimiento y la vida eterna..topx


Acciones de Gracias: Thanksgiving

Debemos dar gracias siempre al Señor por todo lo que nos hace.