Chafer El que es Espiritual

Chafer El que es Espiritual es un libro sobre el Espíritu Santo en la vida del creyente en el Nuevo Testamento.

EL QUE ES ESPIRITUAL
por Lewis Sperry Chafer, D.D., LITT. D.
Derechos de autor 1918

*Marcas en negritas, italicas y color rojo para enfatizar el punto por David Cox. Comentarios por Pastor David Cox son en trasfondo armarillo, y anotado con ” — DRC” o “— David Cox”.
Prefacio
1. Tres clases de hombres (El Hombre Natural; El Hombre Carnal; El Hombre Espiritual)
2. Los Ministerios del Espíritu
LAS RELACIONES CAMBIANTES
1. El Espíritu según el Antiguo Testamento
2. El Espíritu según los Evangelios y Hechos hasta Hechos 10:43
– El día de Pentecostés
3. El Espíritu según el resto de los Hechos y las Epístolas
LOS MINISTERIOS DEL ESPÍRITU
1. El Ministerio del Espíritu en la Restricción
2. El ministerio del Espíritu en la reprensión
3. El Ministerio del Espíritu en la Regeneración
4. El Ministerio del Espíritu como Morando en el Creyente
a. Según Apocalipsis
b. Según la razón
5. El ministerio del Espíritu en el bautismo
6. El Ministerio del Espíritu en el Sellamiento
7. El ministerio del Espíritu en la llenura

3. La llenura del Espíritu, o verdadera espiritualidad
* ¿Qué es la llenura del Espíritu?
* Siete manifestaciones del Espíritu
1. El Espíritu Produce el Carácter Cristiano
a. Amar
2. El Espíritu Produce Servicio Cristiano
3. El Espíritu enseña
4. El Espíritu promueve la alabanza y la acción de gracias
5. El espíritu guía
6. El Espíritu testifica con nuestro espíritu
7. El Espíritu Intercede por Nosotros
* QUÉ ES LA ESPIRITUALIDAD Y QUÉ NO ES
* ESPIRITUALIDAD UN TRIUNFO DE LA GRACIA

4. NO CONTRISTÉIS AL ESPÍRITU SANTO
* La Primera Condición de la Verdadera Espiritualidad
* QUÉ ES LO QUE AGRADA AL ESPÍRITU
* LA CURA DE LOS EFECTOS DEL PECADO EN UN CRISTIANO
* LOS SIETE PASAJES PRINCIPALES
1. Solo Cristo puede Limpiar del Pecado (Juan 13:1-11)
2. La confesión es la única condición de comunión, perdón y limpieza (1 Juan 1:1-10 a 1 Juan 2:1-2)
3. El auto-juicio salva del castigo (1 Corintios 11:31-32)
4. El castigo es la corrección y el entrenamiento del Padre de su hijo pecador (Hebreos 12:3-15)
5. Un ejemplo de arrepentimiento cristiano (2 Corintios 7:8-11)
6. El Arrepentimiento, Confesión y Restauración de un Santo del Antiguo Testamento (Sal 51:1-19)
7. La triple parábola ilustrativa en los evangelios (Lucas 15:1-32)

5. NO APAGUES EL ESPÍRITU
* La Segunda Condición de la Verdadera Espiritualidad
* ¿QUÉ ES LO QUE APAGA EL ESPÍRITU?
* LA VIDA RENDIDA
* CRISTO EL MODELO
* CONOCIENDO LA VOLUNTAD DE DIOS
* ¿QUÉ ES UNA VIDA DE SACRIFICIO?

6. ANDAR EN EL ESPÍRITU
* La Tercera Condición de la Verdadera Espiritualidad
* ¿QUÉ SIGNIFICA “ANDAR EN EL ESPÍRITU”?
* TRES RAZONES PARA CONFIAR EN EL ESPÍRITU
1. El Imposible Estándar de Vida Celestial en Contraste con los Estándares del Mundo
2. El cristiano se enfrenta a un enemigo que gobierna el mundo
3. La naturaleza adámica
* La Doctrina de la Perfección
* La Doctrina de la Santificación
* La Doctrina de la Naturaleza Adámica
I. ¿De qué fuente procede el pecado en un cristiano?
* “Carne”
* “Anciano”
* “Pecado”
La muerte del creyente con Cristo
La Escritura resumida
II. El remedio divino
* Dos teorías contrastadas: erradicación o control divino
* ¿QUÉ ES LA ESPIRITUALIDAD?

7. UNA ANALOGÍA Y LA CONCLUSIÓN
I. UNA ANALOGÍA:
(a) SALVACIÓN DE LA PENA DEL PECADO, CON
(b) SALVACIÓN DEL PODER DEL PECADO
1. La herencia del que necesita ser salvado (a y b)
2. El Objetivo e Ideal Divino en la Salvación (a y b)
3. La salvación es solo de Dios (a y b)
4. Dios puede salvar solo por y a través de la cruz (a y b)
5. La salvación es por la fe (a y b)

II. LA CONCLUSIÓN

Expresidente del Seminario Teológico de Dallas, Dallas, Texas
Ex profesor de Teología Sistemática
Antiguo editor de Bibliotheca Sacra Copyright 1918 por Lewis Sperry Chafer, D.D., LITT. D.
Expresidente del Seminario Teológico de Dallas, Dallas, Texas
Ex profesor de Teología Sistemática
Ex-Editor de Bibliotheca Sacra

Copyright 1918 por Lewis Sperry Chafer, D.D., LITT. D.
formateado para theWord por Pastor David Cox davidcoxmex@gmail.com
Para su iglesia Iglesia Bautista Fundamental de Tlahuac
Fuente para este libro en Inglés http://thegems.shellworld.net/hethatis.html




Chafer El que es Espiritual

Download “chafer-el-que-es-espiritual.topx”

chafer-el-que-es-espiritual.topx – Downloaded 208 times – 1.95 MB

Ejemplo del Libro, Capítulo 1 Tres clases de Hombres

CAPITULO I. TRES CLASES DE HOMBRES
HAY UNA DIFERENCIA OBVIA en el carácter y la calidad de la vida diaria de los cristianos. Esta diferencia es reconocida y definida en el Nuevo Testamento. También hay una posible mejora en el carácter y la calidad de la vida diaria de muchos cristianos. Esta mejora la experimentan todos los cristianos que cumplen ciertas condiciones. Estas condiciones también forman un tema importante en la Palabra de Dios.
El Apóstol Pablo, por el Espíritu, ha dividido a toda la familia humana en tres grupos: (1) El “hombre natural”, que no ha sido regenerado o no ha cambiado espiritualmente; (2) el “hombre carnal”, que es un “bebé en Cristo” y anda “como un hombre”; y (3) el hombre “espiritual”. Estos grupos son clasificados por el Apóstol de acuerdo a su habilidad para comprender y recibir un cierto cuerpo de Verdad, que es de cosas “reveladas” por el Espíritu. Los hombres son vitalmente diferentes unos de otros en cuanto al hecho del nuevo nacimiento y la vida de poder y bendición; pero su clasificación se hace evidente por su actitud hacia las cosas reveladas.
En 1 Corintios 2:9-16 a 1 Corintios 3:1-4 se establece esta triple clasificación. El pasaje comienza así: “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las ha revelado a nosotros por su Espíritu”. Aquí se traza una distinción entre los temas generales del conocimiento humano que se reciben a través de la puerta del ojo, la puerta del oído o el “corazón” (el poder de razonar), y otros temas que se dice que han sido “revelados”. a nosotros por Su Espíritu. Aquí no se hace referencia a ninguna revelación que no sea la que ya está contenida en las Escrituras de la Verdad, y esta revelación no tiene límites, ya que el pasaje continúa declarando: “Porque el Espíritu [que revela] todo lo escudriña, sí, el cosas profundas de Dios”.
Los hombres se clasifican según su capacidad para comprender y recibir las “cosas profundas de Dios”. En estas “cosas profundas de Dios” ningún hombre puede entrar sin ayuda. “Porque ¿quién de los hombres conoce las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoce las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios” (las conoce). Un hombre sin ayuda puede entrar libremente en las cosas de su prójimo debido al “espíritu del hombre que está en él”. No puede extender su esfera. No puede conocer experimentalmente las cosas del mundo animal debajo de él, y ciertamente no puede entrar en una esfera superior y conocer experimentalmente las cosas de Dios. Aunque el hombre, por sí mismo, no puede conocer las cosas de Dios, el Espíritu las conoce, y un hombre puede estar tan relacionado con el Espíritu que él también puede conocerlas. El pasaje continúa: “Ahora hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que sepamos las cosas [las “cosas profundas de Dios”, que ojo no ha visto, etc.] que nos son dados gratuitamente por Dios”. (1 Corintios 2:12) “Nosotros [es decir, todos los salvos, sin excluir a ninguno] hemos recibido el Espíritu que es de Dios”. Aquí hay una gran potencialidad. Estando tan vitalmente relacionado con el Espíritu de Dios como para tenerlo morando dentro, es posible, por ese hecho, llegar a conocer “las cosas que Dios nos ha dado gratuitamente”. Nunca podríamos conocerlos por nosotros mismos: el Espíritu conoce, habita y revela.
Esta revelación divina se nos transmite en “palabras” que el Espíritu Santo enseña, como continúa diciendo el Apóstol: “Lo cual también hablamos nosotros, no con las palabras que enseña sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu Santo; comparando cosas espirituales”. El Libro de Dios es un Libro de palabras y las mismas palabras que transmiten “sabiduría humana” se utilizan para transmitir cosas que “ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre”. Sin embargo, el hombre sin ayuda no puede entender estas “cosas profundas de Dios”, aunque expresadas en palabras muy familiares para el hombre, a menos que sean “reveladas” por el Espíritu. Del mismo modo, al llegar a conocer estas cosas reveladas, se progresa solo cuando se compara una cosa espiritual con otra cosa espiritual. Las cosas espirituales deben ser comunicadas por medios espirituales. Aparte del Espíritu no puede haber comprensión espiritual.
HOMBRE NATURAL
“Pero el hombre natural no percibe las cosas [las cosas reveladas o profundas] del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”. En este pasaje no se culpa al hombre natural por su incapacidad. es simplemente una declaración precisa del hecho de sus limitaciones. El pasaje también pasa a asignar la causa exacta de estas limitaciones. Se nos acaba de decir que la revelación es por el Espíritu. Por lo tanto, se sigue que el “hombre natural” es impotente para comprender las cosas reveladas porque no ha recibido “el Espíritu que es de Dios”. Ha recibido sólo “el espíritu del hombre que está en él”. Aunque pueda, con “la sabiduría del hombre”, ser capaz de leer las palabras, no puede recibir su significado espiritual. Para él, la revelación es “tontería”. Él no puede “recibirlo”, o “conocerlo”.
Los versículos precedentes del contexto (1Co 1:18, 1Co 1:23) han definido una parte de la revelación divina que se dice que es “locura” para el “hombre natural”: “Porque la predicación de la cruz es para ellos que parece locura; pero para nosotros los que se salvan es el poder de Dios”. “Mas nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos tropezadero, y para los griegos [gentiles] locura”. Aquí se quiere decir mucho más que el mero hecho histórico de la muerte de Cristo. Es el despliegue divino de la redención por la gracia e incluye todas las relaciones eternas que se hacen posibles por ella. Los principios morales y muchas de las enseñanzas religiosas de la Biblia están dentro del alcance de la capacidad del “hombre natural”. De estas fuentes puede predicar elocuentemente; sí, y lo más grave, sin siquiera saber que existen “las cosas profundas de Dios”.
Se dice que Satanás, en sus falsos sistemas de verdad, tiene “cosas profundas” que revelar (Apoc. 2:24) y “doctrinas de demonios” (1Ti 4:1-2), cosas que, por otro lado, son tan ciertamente no recibido por el verdadero hijo de Dios; porque está dicho: “Y al extraño no seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños” (Juan 10:5). Sin embargo, las “cosas profundas” de Satanás se adaptan extrañamente al “hombre natural” ciego y, por lo tanto, son recibidas por él. Todo culto moderno es evidencia que establece la veracidad de esta afirmación.
El hombre incrédulo, aunque educado con toda “sabiduría humana”, y aunque religioso y atento, está ciego al evangelio (2 Corintios 4:3-4) y si es llamado a formular una declaración doctrinal, naturalmente formulará una nueva teología”. que es tan “re-expresado” como para omitir el verdadero significado de la cruz con su revelación de las “cosas profundas de Dios”. La cruz, como un sacrificio sustitutorio por el pecado, es “locura” para él. Sus mismas limitaciones como un “hombre natural” demanda que esto sea así. La sabiduría humana no puede ayudarlo, porque “el mundo no conoció a Dios por medio de la sabiduría”. Por otro lado, las “cosas profundas de Dios” sin límites deben ser dadas al que ha recibido “el Espíritu que es de Dios”. Al verdadero hijo de Dios se le puede, por lo tanto, enseñar la revelación divina, habiendo recibido el Espíritu. Una mente entrenada, puede agregarse, será de gran ayuda; pero aparte de la presencia del Maestro residente, una mente entrenada no sirve de nada para llegar a conocer el significado espiritual de las cosas reveladas de Dios.
El mal inconmensurable ha surgido por la suposición de que debido a que un hombre está muy avanzado en la “sabiduría de este mundo”, sus opiniones son valiosas en asuntos espirituales. El “hombre natural”, con todo su conocimiento y sinceridad, no encontrará sino “locura” en las cosas que son reveladas por el Espíritu. El conocimiento de la ciencia no puede ser sustituido por la morada y la correcta relación con el Espíritu Santo de Dios. Aparte del Espíritu no puede haber regeneración, y las “cosas profundas de Dios” son incognoscibles. Cuando un maestro no regenerado rechaza abiertamente las verdades salvadoras vitales de la Palabra de Dios, esas verdades generalmente serán desacreditadas y descartadas por el alumno. Este es el error colosal de muchos estudiantes en las universidades y colegios de hoy.
Generalmente se supone que el maestro o predicador que es una autoridad en alguna rama o ramas del conocimiento humano es, en virtud de ese conocimiento, igualmente capaz de discernir en las cosas espirituales. No es tan. Una persona no regenerada (¿y quién es más seguramente no regenerado que el que niega el fundamento y la realidad del nuevo nacimiento?) siempre será incapaz de recibir y conocer las verdades más simples de la revelación. Dios no es una realidad para el hombre natural. “Dios no está en todos sus pensamientos”. Por lo tanto, el hombre inconverso está angustiado y agobiado por disponer de lo sobrenatural. Una teoría infundada de la evolución es su mejor respuesta al problema del origen del universo. Para el hombre regenerado, Dios es real y hay satisfacción y descanso en la confianza de que Dios es Creador y Señor de todo.
La capacidad de recibir y conocer las cosas de Dios no se logran a través de las escuelas, porque muchos ignorantes la poseen mientras que muchos eruditos no la poseen. Es una habilidad que nace del Espíritu que mora en nosotros. Por eso, a los que se salvan se les da el Espíritu, para que conozcan las cosas que Dios les da gratuitamente. Sin embargo, entre los cristianos hay algunos que están bajo limitaciones debido a su carnalidad. No pueden recibir “carne” debido a la carnalidad, en lugar de la ignorancia.
No hay clasificaciones divinas entre los no salvos, porque se dice que todos son hombres “naturales”. Hay, sin embargo, dos clasificaciones de los salvos, y en el texto bajo consideración, el hombre “espiritual” se nombra antes que el hombre “carnal” y por lo tanto se coloca en contraste directo con los no salvos. Esto es apropiado porque el hombre “espiritual” es el ideal divino. “EL QUE ES ESPIRITUAL” (1 Corintios 2:15) es el cristiano normal, si no el usual. Pero hay un hombre “carnal” y debe ser considerado.
EL HOMBRE CARNAL
El Apóstol prosigue en el capítulo 1 Corintios 3:1-4 con la descripción del hombre “carnal”: “Y yo, hermanos, no podía hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. os sustentó con leche, y no con carne, porque hasta ahora no podíais soportarlo, ni ahora sois capaces, porque aún sois carnales; carnales, y andáis como hombres? Porque mientras uno dice: Yo soy de Pablo, y otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois vosotros carnales?
Algunos cristianos, por lo tanto, se dice que son “carnales” porque sólo pueden recibir la leche de la Palabra, en contraste con la comida fuerte; ceden a la envidia, a las luchas y a las divisiones, y andan como hombres, mientras que del verdadero hijo de Dios se espera que “ande en el Espíritu” (Gal 5:16), que “ande en el amor” (Ef 5:2), y “guardar la unidad del Espíritu” (Ef 4:3). Aunque salvos, los cristianos carnales andan “conforme a la corriente de este mundo”. Son “carnales” porque la carne los domina (ver Rom 7:14). Una descripción diferente se encuentra en Rom 8:5-7. Allí, el que se refiere está “en la carne”, y por lo tanto no es salvo; mientras que un cristiano “carnal” no está “en la carne”, sino que tiene la carne en él. “Pero vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él “.
El hombre “carnal”, o “niño en Cristo”, no es “capaz de sobrellevar” las cosas profundas de Dios. Él es sólo un bebé; pero incluso eso, es importante notarlo, es una altura de posición y realidad que nunca puede compararse con la total incapacidad del “hombre natural”. El hombre “carnal”, estando tan poco ocupado con la verdadera comida espiritual, cede a la envidia y las contiendas que conducen a divisiones entre los mismos creyentes. No se hace referencia aquí al hecho superficial de las divisiones externas o de las diversas organizaciones. Es una referencia a la envidia y la contienda que estaban trabajando para romper el compañerismo y el amor invaluables de los santos. Diferentes organizaciones a menudo pueden tender a hacer distinciones de clase entre los creyentes, pero no es necesariamente así. El pecado que aquí se señala es el del creyente que sigue a líderes humanos. Este pecado no sería curado si todas las organizaciones religiosas fueran barridas instantáneamente de la tierra, o fusionadas en una sola. Estaban presentes los “pablitos”, los “cefasitos”, los “apolositos” y los “cristianos” (cf. 1 Co 1:12). Estas no eran todavía organizaciones rivales, sino divisiones dentro de la iglesia de Corinto que surgieron de la envidia y la contienda. La historia muestra que tales divisiones terminan en organizaciones rivales. El hecho de la división no era más que la expresión externa del pecado más profundo de las vidas carnales sin amor. Para un cristiano, gloriarse en el sectarismo es, en el mejor de los casos, “hablar como un bebé”, y revela la falta más grave del verdadero amor cristiano que debe fluir hacia todos los santos. Las divisiones se desvanecerán y las ofensas cesará cuando los creyentes “se amen los unos a los otros”.
Pero el cristiano “carnal” se caracteriza también por un “andar” que está en el mismo plano que el del hombre “natural”. “No sois carnales, y andad como hombres (cf. 2 Co 10:2-5). Los objetivos y afectos se centran en la misma esfera no espiritual que la del hombre “natural”. En contraste con tal andar carnal, La Biblia dice: “Esto, pues, digo: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.” Esto es espiritualidad.
EL HOMBRE ESPIRITUAL
La segunda clasificación de los creyentes en este pasaje es el hombre espiritual. También se prueba que él es todo lo que se dice que es mediante una prueba de su capacidad para recibir y conocer la revelación divina. “El que es espiritual discierne todas las cosas”.
El orden progresivo de todo este contexto es evidente:
Primero, ahora se da la revelación divina. Se trata de cosas que “ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre”. Es revelado por el Espíritu (1 Co 2:9-10).
En segundo lugar, la revelación es de las “cosas profundas de Dios”, que ningún hombre puede conocer. Sin embargo, el Espíritu los conoce (1 Co 2:10).
Tercero, los creyentes han recibido el Espíritu que sabe, para que también ellos puedan conocer las cosas profundas de Dios (1 Corintios 2:12).
Cuarto, la sabiduría divina está escondida en las mismas palabras del Libro de Dios; pero el contenido espiritual de estas palabras se comprende sólo en la medida en que uno es capaz de comparar las cosas espirituales con las espirituales (1 Co 2:13).
Quinto, el “hombre natural” no puede recibir las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son locura, ni puede entenderlas, porque sólo se disciernen por el Espíritu. No ha recibido el Espíritu que es de Dios (1 Co 2:14).
Sexto, un cristiano carnal nace de nuevo y posee el Espíritu que mora en él; pero su carnalidad impide el pleno ministerio del Espíritu (1 Co 3:1-4).
Séptimo, “EL QUE ES ESPIRITUAL” discierne todas las cosas. No hay limitación sobre él en el ámbito de las cosas de Dios. Puede recibir “libremente” la revelación divina y se gloría en ello. Él también puede entrar, como cualquier otro hombre, en los temas que son comunes al conocimiento humano. Él discierne todas las cosas; sin embargo, no es discernido ni entendido por nadie. ¿Cómo podría ser de otra manera si tiene “la mente de Cristo”?
Hay dos grandes cambios espirituales que son posibles en la experiencia humana: el cambio del hombre “natural” al hombre salvo, y el cambio del hombre “carnal” al hombre “espiritual”. Lo primero se cumple divinamente cuando hay una fe real en Cristo; esto último se realiza cuando hay una verdadera adaptación al Espíritu. Experimentalmente, quien se salva por la fe en Cristo, puede al mismo tiempo entregarse totalmente a Dios y entrar de inmediato en una vida de verdadera entrega. Sin duda, esto es a menudo el caso. Así fue en la experiencia de Saulo de Tarso (Hch 9:4-6). Habiendo reconocido a Jesús como su Señor y Salvador, también dijo: “Señor, ¿qué quieres que haga?” No hay evidencia de que alguna vez se haya apartado de esta actitud de sumisión a Cristo. Sin embargo, debe recordarse que muchos cristianos son carnales. A éstos, la palabra de Dios les da instrucciones claras en cuanto a los pasos que deben dar para que lleguen a ser espirituales. Hay entonces un posible cambio del estado carnal al espiritual.
El hombre “espiritual” es el ideal divino en vida y ministerio, en poder con Dios y el hombre, en comunión ininterrumpida y bendición. Descubrir estas realidades y las condiciones reveladas sobre las cuales todo puede realizarse es el propósito de las siguientes páginas.


fam25 ¡No seas Fornicario!
Es una exhortación de no caer en el pecado sexual. La fornicación daña espiritualmente la persona, y es un tipo de idolatría.
Temas: ¿Qué es fornicación? | El Fornicario no Entrará en el Cielo | La Palabrería del Sexo Ilícito | Los Homosexuales van al Infierno | Huid la Fornicación.
Desde el Folleto: a la verdad, la conducta desenfrenada sexual no tiene ningún lugar dentro de la vida de un cristiano. Llegan a ser como perros o gatos, haciendo encuentros sexuales con cualquiera que se antoja, cuando quiera, y frecuentemente. Ven pornografía, hablan constantemente de sexo promiscuo, y su mente parece que no puede salir del tema de pensar y hacer sexo ilícito. Leer el Folleto: fam25 ¡No seas Fornicario!